Hora:
 
Usuario
Password
ENTRAR
Olvidó su clave?
 
 

COMUNIDADES > KILÓMETRO 0
Viernes 17 de julio de 2009
KILÓMETRO 0 Volver Enviar Imprimir

Cachirupiando con Antonio Rojas.

Trabaja hace más de 30 años en radio y es el encargado de ponerle vitamina a las mañanas penquistas en el show de variedades y fuegos artificiales más grande de la radiofonía. Si hasta el perro de la RCA Víctor, que es más flojo que el paladar de arriba, queda listo para pillar liebres después de escucharlo.

Cachirupiando con Antonio Rojas.

Yo venía llegando a Conce el otro día, con el cuerpito malo por esta cosa de los resfríos y el trajín de los ires y venires, pero me subí a un toco para ir a hacer unos trámites preparando la cumbre de allá cuando el chofer del taxi donde iba, le sube el guataje a la radio, y ahí no paramos de reir. Un compipa cada mañana tiene a medio Biobío apretándose la guata de la risa en un programa que es como comerse en este tiempo un cocho calientito o un caldito de patas. Reponedor y tira pa’ arriba que hace que los problemas y películas se olviden. Si hasta los médicos en los consultorios le dicen a la gente que está medio depre que lo escuche, y ya quieren hasta meterlo al Plan AUGE.

De lunes a sábado en la mañanita, en la Radio Punto Siete de Concepción, podemos encontrar a Antonio Rojas, más conocido como el "Cachirupi", chasconeando la mañana con una dosis de pura alegría y humor sanito a la vena. Si es como escuchar un torbellino, y su presentación es pa’ quedar loco.

"Afilo de cuchillos, fabrico braseros marca Lucifer, soy experto en pinchazos a domicilio -sólo a mujeres-, reparo consola atari XL800, soy consejero sentimental de Edmundo, domador de fieras humanas, reparo guateros, compongo huesos, arreglo reloj cucú, saco empacho y mal de ojo, vendo pollitos, fletero en La Vega el día domingo, aval de Mauricio Israel, arreglo ampolletas quemadas, único en Chile". Le hace a todas con un ánimo que no se compra en la cromi, ni en la botica de la esquina.

"Por el 1978 fui invitado a conducir un programa folclórico cultural y allí me di cuenta que la radio era mi camino. La locución la transformé en animación, naciendo el personaje "Cachirupi" (pájaro que habita en la zona norte de Argentina) alto, rubio, musculoso y de ojos intensamente azules", me cuenta este compipa cuando llegué al locutorio.

Pero sus primeras cachañas las dio tras el llamado de don Nibaldo Moscciatti, en la emblemática Radio El Carbón de Lota, "donde se pone el sol, pero jamás la esperanza", llevando una buena cuota de energía en una zona por décadas y décadas tan golpeada por el cuiquerío. En eso sonó el teléfono, regresa al aire y el "Cachirupi" vuelve a su cocido, pesca la guitarra y saca una paya para darle la bienvenida a una de las "injustas" que lo llaman todos los días.

"Te quiero más que a mi madre, y siento que estoy pecando, pues ella me dio la vida y tú me la estás quitando". Porque a las injustas hay que piropearlas y tratarlas con cariño, me cuenta. Si no, a fin de mes se viene el ciclón millonario, justo para el día del pago. "La injusta me mete dentro de la lavadora, le pone los 220 y comienzo a girar tirándole todo mi sueldo". Y si a los compapas los pillan cerca de la cocina, no crea que les puede ir mejor. "Me venda los ojos y me da quince vueltas y me agarra a uslerasos hasta que suelto la última chaucha de los pitutos los fines de semana, porque yo John Antoni Red Mourrales "Chileno" soy el presidente del club de los mandados, rasguñados y cachetiados de la Región del Biobío donde tenemos 7.224 socios". Y podrían ser más, pero al resto no los dejan.

Pero "Cachirupi", ¿cómo lo hacen para arrancar entonces?, le pregunto, porque la cosa parece que es dura por estos lados. Mi compipa me responde al tiro: "Si al cacheteado lo descubren con la innombrable tenemos para los socios "Cacheteados al rescate", sólo deben llamar al 144, teléfono de emergencia de los mangoneados y acudiremos en su auxilio de inmediato trasladándolo al Instituto Médico Legal para constatar lesiones, de comprobarse éstas se suspenden las piñatas humanas y el ciclón millonario por tres meses. La ambulancia fue comprada con las cuotas de nuestros socios, de segunda mano... Humeaba más que termoeléctrica, pero le cambiamos los anillos y quedó tiqui taca". Con razón los médicos tan locos con él, si es como pa’ transformar en Tany Loaiza a cualquiera, hasta a los rajuñados.

"En esta noche bohemia, tengo cuerda para rato. Con el frío que está haciendo, tirito más que garganta de sapo", pesca la guitarra otra vez y comienza ponerle güendi. Lo siguen llamando sus regalonas y les bate la lengua pa’ que no abusen con los pobres cabros. Entonces aprovecho de preguntarle pa’ callado dónde se juntan los cacheteados, cosa de que los compipas puedan peregrinar cuando anden por esos litros. "Donde José sin corazón, el huaso de la manta, los primeros auxilios, el corte inglés, Donde el Rey o el Yugo Bar. Y si el pecador tiene la cachirupi card obtiene un 40% de descuento en todo el brebaje", me cuenta modelando la tarjeta. Pero estesen tranquilas mamis, que fuimos junto a la garrafa para esos lados y hay puros cabros buenos, y toman pura leche con plátano. ¿Cuántos Cachirupis más nos harían falta para cambiarle la cara a los compepes de todo Chile que día a día se van con la carita apretada al vidrio de la micro, ahogándose en el sin sabor de la falta de esperanza y sin poder soñar por culpa del cuiquerío? "Yo creo en el humor sano, ése que hemos perdido los chilenos, estamos más preocupados del consumo, no nos nombran como personas, somos "consumidores" por ello nosotros en la radio le ponemos la cuota de alegría todos los días". La pura verdad compipa "Cachilupi", por eso hay que puro echarle pa’ adelante.

 

Publicado por: Administrador Comunidades La Nación
Galería de Fotos

Galería de Fotos de Putre: Carnaval Todo el año

En temporada baja los destinos del norte...
Videos

Mi pollo frito ahora!

Un hombre descontrolado grita a los dependientes...